ETFs: ¿qué es? ¿Por qué los inversores lo prefieren?

Los ETFs están de moda. Las bajas tasas de éxito de la gestión activa han provocado que muchos inversores pasen a este tipo de gestión, que se caracteriza por seguir a los índices tratando de reducir las comisiones al mínimo.

A lo largo del post veremos sus principales ventajas e inconvenientes respecto a otras alternativas de inversión.
ETFs, ¿la mejor alternativa de inversión?

Un ETF no es más que un fondo de inversión cotizado, que se negocia como si de una acción se tratara, por lo que puede ser comprado o vendido de forma inmediata al precio al que esté cotizando en el mercado en ese momento.

Los ETFs son instrumentos de inversión que tratan de seguir el rendimiento de un índice. Los índices son cestas de acciones representativas de un mercado o sector, por lo que si decidimos invertir mediante ETFs, tendremos nuestro dinero invertido en una cesta de acciones.

Cabe señalar que hay ETFs de réplica física y otros de réplica sintética. En los primeros el gestor compra los valores subyacentes del índice que vaya a replicar, mientras que en la sintética, el gestor compra un contrato de swap con un banco de inversión que le pagará la rentabilidad del índice.

Muchos inversores prefieren los de réplica física, ya que el inversor tiene la propiedad real del subyacente, mientras que en los de réplica sintetica no es así.

Ventajas respecto a los fondos de inversión

Las comisiones son la principal ventaja de los ETF

Al replicar a un índice, su gestión es mucho más barata que en los fondos de inversión, al no necesitar a un equipo de analistas de valores.

Por ello, sus comisiones finales sin muy inferiores a las cobradas por los fondos de inversión. Muchos estudios académicos demuestran que las comisiones son un factor clave a largo plazo, influyendo de forma determinante en el rendimiento a largo plazo.

Facilidad de compra/venta

Su operativa es muy similar a la de las acciones, por lo que cuenta con inmediatez. En cambio en los fondos de inversión la suscripción y reembolso de las participaciones es mucho más lenta, lo que puede resultar molesto para muchos inversores.

Rendimiento muy similar a los índices a largo plazo

Al replicar a un índice, buscan tener un rendimiento muy similar, exactamente inferior a las comisiones cobradas. Por tanto, al comprar un ETF garantizamos que nuestro rendimiento a largo plazo sea muy similar al del mercado.

Posibilidad de apalancamiento o inversiones cortas

Los ETFs dan al inversor la posibilidad de apalancarse respecto al índice e incluso invertir a la baja en el mismo, cosa que es complicado de hacer en los fondos de inversión. Por ello, da alternativas nuevas de especulación, más relacionado con la inversión en acciones que en fondos de inversión.

Inconvenientes respecto a los fondos de inversión

Seguir a los índices, y nada más

Los ETFs siguen a los índices, mientras que en la gestión activa los gestores tiene la opción de moverse entre diferentes productos y sectores con forme vean su visión de los mercados.

Además, la gestión alternativa o multiestrategia ofrece un amplio abanico de posibilidades a los inversores, con estrategias enfocadas a tener siempre rendimientos reales positivos, como el fondo Carmignac Sécurité o estrategias Long/Short, cosa que no es posible con los ETFs.

No tienen la ventaja fiscal de los traspasos

Los fondos de inversión tienen la ventaja de no tener que tributar por los traspasos entre ellos, mientras que en los ETFs deberemos tributar al deshacer una posición. Actualmente existe un debate sobre si los ETFs deberían disfrutar también de esta ventaja fiscal, pero por ahora no parece que vaya a ser así.

Asumir el mismo riesgo que el mercado

Una de las posibilidades de la gestión activa es tratar de reducir el riesgo (entendido como volatilidad, máxima caída o cantidad de meses en negativo) soportado por un fondo respecto al índice.

Para muchos inversores, sacrificar un poco de rentabilidad para así tener menor riesgo puede ser una alternativa interesante, que la gestión pasiva no puede dar.

Por tanto, el objetivo de un fondo puede ser no ser batir en rentabilidad al índice, pero sí batirlo en otros indicadores, como en la relación riesgo-beneficio.

Incapacidad de batir al índice de referencia

Por su propia naturaleza la gestión pasiva no es capaz de ganar más que el mercado, de hecho su tasa de éxito contra los índices es próxima al 0%, ya que los ETFs que ganen más que su índice será por errores en la operativa.

Esto choca con la forma de ver los mercados de muchos inversores, lo que les llevará a no querer este tipo de inversión y tratar de buscar gestores que hayan demostrado su capacidad de batir a los índices de referencia.

Deja un comentario